¿Sabes quien fue Ana? Ella acaba de morir a sus 16…

Ni reina de belleza ni de televisión.
A sus escasos 16 es poco probable que conociera más allá del patio de su casa en la lejana comunidad de Loma del Yaque  en la provincia sureña de San Juan de la Maguana.  Su vida y su tragedia fueron  anónimas hasta que su muerte la trajo a una página del vespertino El nacional el pasado sábado 23 de abril.
Ana murió dos veces:  en vida, cada vez que su padrastro la obligaba a  tener sexo con él  y luego, la definitiva,  cuando  quedó embarazaday él, Marino Jiménez de la Rosa,  le dio un brebaje con una planta tóxica para,  supuestamente,   provocarle un aborto  y que nadie supiera que él,  Marino Jiménez de la Rosa,  la había embarazado.
Ana fue víctima de su padrastro pero también de un  Estado indiferente y una Constitución que dista mucho de la realidad y que no da otra opción que la muerte.  Si  en la República Dominica las mujeres tuvieran apoyo legal para en casos como este, en el que no quiere tener el hijo de su padre,  ir a un hospital y hacerse un aborto de manera segura,   la muerte no se habría llevado a una niña de 16 años.
Dormir con el depredador, con el enemigo.  Lo más triste es que en el país , el incesto  es una práctica más frecuente de lo que nos podemos imaginar.    Las estadísticas plenas, fiables, no existen porque la gran mayoría de los casos mueren en el silencio.
En una ocasión viajé a Barahona y una amiga, que labora en una ONG que trabaja con niños, niñas y adolescentes me hablaba, apenada, de   que lo acontece en esa provincia: las situaciones de incesto son el pan nuestro de cada día.  Muchas veces la madre  sabe la situación pero por miedo  y por dependencia económica  se queda callada y permite el sufrimiento de su hija.
La muerte  de Ana con apenas 16 años y embarazada por su padrastro que la envenenó en afán de ocultar su falta,  tiene que llevarnos a reflexionar de la realidad que se vive en la sociedad dominicana y lo lejos de esta realidad que están la Constitución y las leyes.

4 respuestas a “¿Sabes quien fue Ana? Ella acaba de morir a sus 16…

  1. Es una pena ver con que naturalidad estos ¨padres¨, que así dicen llamarse, le destrozan la vida a una niña con miles de sueños y anhelos del amor y la felicidad. Que habrá sentido Ana al poner en su boca aquella bebida, a sabiendas que se la daban para matar a ese ser que crecía dentro de ella?, solo Dios y ella saben como perdía su vida segundo a segundo. Oh Dios! libranos de estos verdugos disfrazados de ovejas.

  2. La doble moral de muchos deja sin caminos a los menos protegidos de nuestra sociedad. Manipulada por su violador y padre, sin otra opción de tener el fruto de la violencia sexual ejercida sobre ella o de abortarlo en condiciones no adecuadas. Resultado: la muerte.

    ¿Quienes podemos ser nosotros para exigirle que diera a luz una criatura fruto de la violación de su padre? Lo peor, le quitamos también la posibilidad de decidir.

    Es un problema social muy fuerte, muy metido aun en la sociedad dominicana, no solo en el campo.

  3. Gracias Chérida,
    Gracias Argénida por sus comentarios que enriquecen esta reflexión.
    IM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s