Ellas son las víctimas (Un reportaje ganador)

La semana pasada varias  periodistas, mujeres ellas, (Felivia Mejìa, Riamny Méndez, Yaniris López, Santa Marte, Odalis  Castillo, Julissa Gómez y Sherill Reyes ) arrasaron con los premios de Unicef por sus excelentes reportajes, todos, sobre la situación de la niñez en el paìs.   Grisbel Medina,que nació y estudió en San Francisco de Macorìs (aunque es dizque “santiaguera” por adopciòn) obtuvo el galardón principal en la prensa escrita.

La AMISTAD larga y sincera, el gran cariño que nos une,  pone en grave peligro la objetividad con que pueda hablar de  ella, describirla.  Pero se que todas las personas que la conocemos la admiramos, la queremos, la respetamos por su profesionalidad, por su calidad, por humanidad, por su sensibilidad, por su inteligencia -fuera de toda duda-. 

Aquì les dejo con el excelente reportaje, género màs completo del periodismo,  que llevó el premio a sus manos.

EN ESPACIOS DONDE BEBEN Y SE REÚNEN HOMBRES, LAS NIÑAS SON VISTAS COMO “OPORTUNIDAD” PARA ATRAERLAS AL NEGOCIO SEXUAL

Niñas y adolescentes rondan los peligrosos laberintos de la prostitución.
Santiago.- Cristina –bautizo ficticio- es delgadita. Los ojos le brillan y sólo enrudece la voz para calmar la gritería de la docena de niños que asaltan la galería de su abuela.
En la salita de una casa sin pañete recuerda los días en que “andaba mucho en la calle” y con mejor narración que su historia, habla de las andanzas de su amiga Yuli, de quien dice se ha ido a la cama “hasta con haitianos” por cien pesos.
Madre adolescente de un niño de ocho meses, Cristina vive en Cienfuegos, un núcleo urbano de 32 barrios donde residen cerca de 200 mil habitantes. Allí, entre callejones de tierra amarilla y callecitas empinadas tapizadas de pobres cobijas, viven niñas y adolescentes que como Marta han estado y rondan los peligrosos laberintos de la prostitución.
Explotadas sexual y comercialmente por mujeres y hombres que les dicen “vámonos allí que se gana mucho cuarto”, desde Cienfuegos han emigrado muchachas a Haina, San Cristobal y Santo Domingo.
En el barrio corre el dato de una red de proxenetas que “invitan” a las chicas a enrolarse a la aventura nocturna que tantos golpes, heridas, sobresaltos, enfermedades y traumas ha legado a la mayoría.

Publicada_por_el_Listin_Diario[1]Foto publicada por el Listìn Diario

Aunque nadie esté preso ni condenado por el delito de trata, siguen abiertos los lugares (El Kiosco, Mar de Plata, Melvin, El Jengo,Copey, El Jacobo, etc.) donde las muchachas “bailan, beben y salen” con hombres jóvenes, adultos y ancianos. Donde hay “bemberrías”, los hombres pagan por tener relaciones sexuales con nosotras, reconoce una adolescente.


TOLERANCIA FRENTE A LA EXPLOTACIÓN SEXUAL
Desafortunadamente la comunidad tolera la explotación sexual comercial, pues según revelaciones de un estudio del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 24 de cada 100 dominicanos no denunciaría un caso de abuso y aprovechamiento sexual comercial y 22 no lo harían porque “no les importa y no es su problema”.
Aunque el 95 por ciento de las personas encuestadas reconoce que la explotación sexual es un delito, el 24 por ciento dijo que no haría nada si conociera un caso.
Un porcentaje alto culpa a la familia y a la propia víctima del problema y, según un reporte publicado en LISTÍN DIARIO, hasta optaría por denunciarla a ella en lugar del explotador, escribieron Yanela Zapata y Naivi Frías.
Según la Ley 136-03, comercialización es el acto en virtud del cual un infante o adolescente es transferido por una persona o grupo a cambio de una retribución.
La tolerancia al abuso sexual infantil es cultural
La pobreza que rasga el estómago de infantes hambrientos y quema las manos de muchachas de poca o baja escolaridad es un círculo que en sectores como Cienfuegos sólo alterna rostro y protagonista.
Sarah Cepín, coordinadora del Programa Contribución a la Erradicación de la Explotación Sexual Comercial (ESC) de 100 niños, niñas y adolescentes de Cienfuegos, asegura que si la niña es explotada sexualmente antes de los doce años puede que “merezca” lástima y sensibilice a la gente, pero si pasa de esa edad, es marcada por la culpabilidad de adultos de ambos sexos.
Así como erróneamente se perpetua la infeliz expresión “la mató por necia” y “la mató porque no quería volver con él” que culpa a la víctima de su propia suerte, así las muchachas explotadas sexualmente son vistas como responsables del jueguito de la seducción.
Cepín declara que muchas mujeres en vez de apenarse ante una adolescente abusada o en la calle, la ven como rival. “Después de los doce el entorno la ve adulta, como una muchacha que sabe mucho, mala, hija de padres irresponsables y que se la busca”, revela la titular del programa, quien específicamente en Cienfuegos tiene como objetivo prevenir que 50 niñas y adolescentes sean capturadas y utilizadas, así como retirar de esta peor forma de trabajo a igual cantidad.
En los talleres les ofrecen atención sanitaria, psicológica, educativa, sala de tareas, educación en valores, formación vocacional, entre otros servicios.
Viven en la pobreza
Luchar contra la errada percepción popular obliga también a combatir con la realidad que es batuta y Constitución en la mayoría de barrios. Madres y padres viviendo en pobreza extrema, escasa escolaridad, madres casadas en edad adolescente con hombres que les superaban en edad, historia de abuso sexual, el 60% de hogares donde la mujer es la única responsable, paternidad ausente, violencia intrafamiliar, casas con una sola habitación para todos, son algunos de los elementos comunes asentados en las hojas de vidas de las poblaciones abordadas.
En el caso de los hombres, quienes a veces pagan el favor sexual y muchas otras veces golpean y violan a sus víctimas, según Sarah Cepín, los individuos ven “una oportunidad” en las niñas y adolescentes vulnerables. Las expresiones van desde “está de provecho” como si se tratara de un animal y “esas téticas aguantan”. Otros componentes culturales que se apuesta a desterrar es el ataque y culpabilidad sufrida por las madres.
“Pocos critican al padre ausente, alejado del hogar y de la vida de las muchachas que le piden ayuda y se la niegan. Muchas de las madres de estas niñas se casaron adolescentes, con hombres de bastante edad y hasta fueron intercambiadas por un televisor”, relata.
Antia Beato, procuradora del Tribunal de Niños, Niñas y Adolescentes en Santiago, certificó que la explotación sexual comercial en detrimento de la infancia y adolescencia “está muy disfrazada” y la gente no lo visualiza como delito y a su vez no denuncia.
“La sociedad está muy permisiva, para probarlo se necesita el apoyo de padres, madres o tutores. Que una ado lescente se junte con un extranjero, para sus familiares no la usa sexualmente pero para el sistema sí”.
La magistrada recuerda que en el 2005, una red de proxenetas en la que había hombres y mujeres, fotografió desnudas a una docena de niñas del sector Baracoa de Santiago. Las imágenes circularon en la red por encargo de extranjeros. En esa ocasión hubo apresados, pero a la fecha la Fiscalía de Santiago no ha procesado debidamente los casos.
JOVEN DEL PROGRAMA DE CIENFUEGOS HABLA
“Mi nombre es Irina. Llegué hasta octavo. En el programa nos hablan de la droga, de la calle, las enfermedades, la menstruación, me dan el pasaje y el desayuno.
Mi padre está preso, lo veo de vez en cuando. Necesitamos el proyecto, muchas de nosotras nos hemos recogido. Tengo amigas que se han casado a los doce, la madre la suelta en banda y entonces ellas hacen lo que quieren.
Aquí, en el barrio, hombres y mujeres me han dicho que me vaya para allá que dan hasta dos mil pesos de propina y para amanecer más. Hay chicas trabajando en El Kiosco, en El Ingenio; Mar de Plata en la Rotonda del Ensanche Libertad; en Melvin, El Jacobo y Copey en Monterrico. Allí hay hombres que sólo dan cien pesos a una mujer; otros hasta 600”.

2 respuestas a “Ellas son las víctimas (Un reportaje ganador)

  1. muy buena la nota y el trabajo de investigación de campo que realizaron. Sin duda han tenido sus riesgos para llevarla adelante pero valió la pena. En algunos lugares de por aquí suceden cosas similares. Creo que la nota podría, tristemente, representar hechos que suceden en algunas regiones de mi querido país.

  2. Hi My name is Ivette Medina. I grew up in the US. I have a Bachelor’s degree in general studies but mainly focus on the Criminal Justice field thus this is my opinion. I have realized that this is a problem in Santo Doming/DR. According to documentary I have come to the conclusion that Dominican Men’s are very vogue and disrespectful to woman in general. They demoralize their woman in many ways. The majority of the DR men’s not all but the majority do have young girls as their lovers. There may or may not be a solution to this problem due to the ways laws are implemented, and the lack of consistency. Yes, there’s a lot of poverty and injustice in this country, thus, seem that laws are not respected or implemented appropriately. Laws makers should be adamant in other words stick and maintain consistence when these laws are passed. With all of my respect to DR in which I am originally from there this country needs a change. A change in the sense of implementing, programs and or education to this community. Thank you, for giving me the opportunity to voice my opinion.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s