SáBados de LecTura: una fábula de Esopo

Un León fingía que estaba enfermo: con este engaño hacía venir a su cueva a todos los animales, y cuando los tenía allí los mataba.
Llegó también la zorra; pero, no fiándose, dijo desde afuera al león que sentía mucho su enfermedad. El león, viendo que no entraba, dijo:
-¿Por qué no entras? ¿Recelas por ventura de mí, cuando estoy tan débil que, aunque quisiera, no me sería posible hacerte daño? Entra, pues, como los demás.
-Esto es -respondió la zorra- lo que me infunde recelo: que veo aquí seguramente las huellas de los que han entrado, pero no veo las de los que han salido.

No se debe fiar ciegamente en lo que nos dicen; se debe juzgar  las  palabras según sean las obras de la persona que las pronuncia.

—————————————————————————————————————–

(Sustituyendo los  personajes:

El león=   todos los políticos dominicanos que finjen ser buenos y trabajadores y que en campaña juran y perjuran que debemos confiar en ellos porque son buenos.. prometen y prometen… dicen y dicen…

La zorra =  el ideal del pueblo dominicano:  desconfiado, que piensa, que recela, que  juzga y valora antes de echar su voto en las urnas  y así no entrar la cueva del  león).


7 respuestas a “SáBados de LecTura: una fábula de Esopo

  1. Muy buena lectura que representa vividamente la realidad dominicana.
    Mas,difiero solo en un detalle;No estoy tan seguro de que el pueblo sea tan desconfiado,pues casi siempre termina entrando en las “cuevas de las componendas”,las cuales terminan perjudicando su futuro,la realidad misma es prueba de ello.
    Sin abundar mucho, expreso esta reserva,pues reconozco que el asunto es un tema muy amplio,pues para encontrarle una explicacion habria que acudir a las ciencias sociales y hasta a la psicologia de masas,para citar solo algunos aspectos.

  2. Roberto, tienes razón el pueblo dominicano no es desconfiado… por eso escribí que “el ideal del pueblo dominicano” Ese es el ideal, lo que deberíamos ser…

    Recibe un abrazo,

    Ita

  3. Amiga… creo yo que el Hombre es, por naturaleza, desconfiado y astuto… pero los más astutos (unos pocos) lograron domesticar a la mayoría con espejitos de colores y así los mantienen a su servicio.
    (es difícil hacer ver a los ciegos domesticados que no todo lo que brilla es oro)
    Un beso desde Argentina para vos y tus lectores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s