Omega y su triunfo (una opinión invitada)

Fernando de la Rosa, entrañable y querido compañero de trabajo,  tiene su opinión, clara y sin ambiguedades, del porqué Omega era merecedor de su premio.  Obviamente mi querido fernando y yo estamos en desacuerdo, pero esto es Palabras Libres y como su lector asiduo, él tiene todo el derecho a decir lo que cree y que sea publicado aquí, en Palabras Libres.

El triunfo de Omega

A los fines de este comentario sobre los Premios Casandra 2009 a la música popular dominicana, sólo me interesa comentar brevemente la “exaltación artística” de Omega, el Divo Urbano del Merengue de Calle, quien fuera santiguado anoche “por las masas” como el líder de esta nueva y hasta hoy despreciada variedad musical de nuestra música popular. En efecto, el más abominado por nuestra pequeña burguesía intelectual subió al escenario con su torpeza y traje nuevo a recibir su premio de manos de Daddy Yankee, otro icono de las nuevas músicas. El más querido del arroyo e ídolo del villorrio junto a individuos como Sujeto, El Lápiz y Tulile, entre otros “canallas de la parte alta de la ciudad”, salió doblemente ganancioso del certamen: “el fuerte” no sólo fue elegido por “la multitud en votación popular” sino que, además, su reconocimiento se produjo en medio de una encendida polémica que le acusa de “violencia doméstica”. Cierto es que Omega, cantante del desamor de la miseria urbana y líder sonoro de cientos de miles de muchachos y muchachas del albañal que aprenden, -por hambre- a menear el culo antes de tener la dicha de poder llevarse un pedazo de pan a la boca, es un hombre violento (quizás no menos o no más que las personas en el teatro o que aquellas y aquellos que lo vimos por TV desde nuestros hogares). Pero frente al hecho cierto e insólito la reflexión se siega: oh, las masas se equivocan, oh, la chusma, como siempre, no tiene la razón o se ha vendido o simplemente fue comprada porque, tal como alegan algunos connotados teóricos de la filosofía de la política: “no existe nada en el mundo ni en la sociedad que sea más despreciable que las masas cuando se enchulan con la canalla”. Esto, por supuesto, siempre será mejor a pensar que quizá seamos nosotros los que nos hemos equivocado porque es muy bueno pensar que siempre tenemos la verdad simplemente porque nuestra causa es justa. Quizás la mejor lección de hoy sea darnos cuenta que no basta con tener razón sino que, además, hay que saber luchar bien para lograr que otras personas entiendan, comprendan y acepten de buena gana nuestros razonamientos. Actuemos, pues, en consecuencia.

One response to “Omega y su triunfo (una opinión invitada)

  1. Comparto totalmente el comentario de Fernando de la Rosa. Hay que vivir en un barrio para conocer las precariedades, la violencia y la arrabalizacion que allí son el pan nuestro de cada dia.
    ¿Cuál ha sido, al respecto, nuestro trabajo como intelectuales?, ¿Qué han hecho nuestros gobiernos para concienciar a nuestro pueblo?
    Omega es un reflejo de esta realidad, por eso fue escogido por la gente de esos barrios, que no tienen la culpa de la indiferencia ancestral a que han sido sometidos por los sectores de poder y los politicos conservadores de nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s