Sin tetas no hay paraíso

Esta entrevista la hice en junio del 2007 (en ese momento yo vivía fuera del país) y parte de ella se publicó en El Caribe en julio de ese mismo año.  A partir de este diálogo, el señor Gustavo Bolívar y yo hemos  conversado varias veces. En una ocasión,  le propuse que viniera al país a dictar un par de encuentros para discutir sobre la denuncia social que hace en su novela, en la que describe situaciones muy parecidas a la nuestra. Lo invité también para realizar encuentros y quizás un posible curso de escritura creativa y guiones para periodistas, escritores y gente interesada.
El, sin pensarlo dos veces, me dijo que si que estaría dispuesto a venir. A partir de ahí, toqué un par de puertas  con fines de patrocinio y esas cosas,  pero hasta el día de hoy no me han dado respuesta.
Sin tetas no hay paraíso, la telenovela, comienza hoy a las 9 de la noche,  por el canal 11. No dejen de verla y si pueden, compren el libro.

En su país, Colombia, es el autor mas vendido después de Gabriel García Márquez. La crítica lo bautizó como el creador del « realismo trágico ». Gustavo Bolívar Moreno, se siente desbordado por el éxito de su novela « Sin tetas no hay paraíso ».
« Aún no asimilo lo que sucede. Cada día recibo una noticia nueva sobre las ventas del libro y de la serie, sobre las traducciones de la novela y sobre la adaptación de la obra en otros países ».
No es para menos: los críticos la valoran como una obra excelente y las ventas no los desmienten: 100 mil ejemplares vendidos en Colombia y 150 mil en el extranjero.
Catalina, la protagonista de la historia, es una jovencita que vive en un barrio pobre de Pereira (ciudad ubicada en centro occidente de Colombia), plagado de narcos. Ella maldice haber nacido con unos senos tan pequeños; ella ve como sus amigas, Paola, Yésica, Vanessa, que lograron convertirse en “amigas” de narcos, ganan mucho dinero, pueden comprarse toda la ropa del mundo, pueden ayudar económicamente a sus familias y todo por tener un busto talla 36 o más.
“Es una historia dramática sobre el daño moral y cultural que han hecho los narcotraficantes a toda una generación de niñas y jóvenes que no ven otra salida que la inmersión en un mundo que, tarde o temprano, les termina cobrando un precio demasiado alto”…

 Portada del libro

Gustavo Bolívar Moreno, periodista, guionista y escritor, no duda en reinvindicar sus orígenes humildes “fui estudiante de colegios públicos, trabajé para pagarme la universidad porque mi madre no podía costearme los estudios. Soy el menor de seis hermanos. Nací en Girardot, una ciudad de clima cálido a orillas del Río Magdalena, el más grande de mi país. Nací en 1966. Tengo tres hijos de 9, 19 y 20 años (Santiago, Susana y Oscar) respectivamente, en la actualidad estoy separado por segunda vez. Vivo solo con mi hija.
Se define como un hombre positivo y al que le gusta estar en paz con Dios: “a Dios lo respeto bastante y no cuestiono su existencia porque no me interesa saber si aquello que me da tanta calma y tanta felicidad existe o no. Por lo único que puedo llegar a sentir odio es por el odio mismo. Ese sentimiento no tiene cabida en mi corazón. El amor es el eje fundamental de todos mis actos”.
“Me disgustan bastante las injusticias. Puedo llegar a transformarme ante la escena de una persona pegándole a un animal, un adulto castigando físicamente a un niño, un hombre golpeando a una mujer o un policía agrediendo a un estudiante”.
Gustavo Bolívar Moreno, es periodista y guionista. Otros libros publicados son: “Así se roban las elecciones”; “El cacique y la reina”; ambos trabajos de corte periodístico y “El Candidato”.

IM: ¿Qué piensa del narcotráfico?
GBM: Es el peor mal que azota a la humanidad. En mi país los narcotraficantes acabaron con la moral de los funcionarios públicos, con la vida de jueces, policías periodistas y personas civiles y, lo peor, nos han dejado una herencia nefasta cual es la de enseñarnos a enriquecernos con el menor esfuerzo y a la mayor brevedad. Asquean con sus actos y nuestra sociedad ya aprendió a rechazarlos.

IM: ¿Cómo y porqué nace “Sin tetas no hay paraíso”
GBM: Nace de un encuentro que sostuve con la protagonista de la historia en la ciudad de Pereira en el año 2002. Ella, con sus 14 añitos me preguntó el camino para convertirse en actriz. Le pregunté si le gustaba la actuación y me dijo que no; que ella simplemente quería ganar dinero para aumentarse el tamaño de sus senos. Esto me llamó la atención y empecé a investigar esa generación de niñas que centraron sus expectativas de futuro en la explotación sexual de sus cuerpos.

IM: ¿Es una historia real?
GBM: Es real hasta cierto punto porque, en aras de no hacer apología a la prostitución, debí inventar un final que dejara una lección de vida. El proceso de creación combinó la etapa investigativa con la escritura de la novela y me llevó dos años.

IM: El libro levantó ronchas en Pereira porque consideraron que el personaje de Catalina no representa la mayoría de sus jóvenes, cuál es su opinión?
GBM: Estas protestas fueron encabezadas por el Alcalde pero yo lo encaré en los medios preguntándole cuántas marchas había promovido para protestar contra las mafias de las drogas, los guerrilleros, los paramilitares o los políticos corruptos. No tuvo más que callarse. Por supuesto que el caso de las niñas “prepago” como se les dice aquí no es generalizado y también sucede en otras ciudades del país.

IM: ¿Piensa usted que en América latina hay miles de Catalinas, Yésicas, Paolas…
GBM: Muchas. Pero también hay miles de Doñas Hildas, madres que enceguecidas por el amor a sus hijas se niegan a creer que ellas puedan estar haciendo algo malo con sus vidas. Sin embargo, es claro que donde más abundan las Catalinas y las Hildas en aquellos países como México, Colombia, Venezuela y Brasil, donde más influencia tienen los narcotraficantes.

IM: ¿Según la descripción de los barrios pobres, de los policías, de los políticos y de los jueces corruptos, podría ser de cualquier país Latinoamericano, no le parece?
GBM: Sí, como dije anteriormente, la situación es muy similar en los países con influencia de los barones de las drogas.

IM: ¿Cómo se siente con el éxito del libro y más adelante de la serie?
GBM: Aún no asimilo lo que sucede. Cada día recibo una noticia nueva sobre las ventas del libro y de la serie, sobre las traducciones de la novela y sobre la adaptación de la obra en otros países. A veces me pregunto: ¿seá que sí van a comprender una problemática tan local?  Hoy, por ejemplo, recibí la noticia de que la megacadena estadoudinense NBC Universal había comprado los derechos para hacer dos versiones de Sin tetas. Una en inglés y otra en español para la cadena hermana Telemundo. Puede ser la noticia más grande que haya recibido en todo este proceso. Sin embargo, te confieso que no sé cómo vaya a tomar el público anglosajón de ese país un drama tan extraño para ellos. También España está grabando una versión de la serie y se alistan a hacerlo Italia, Rumania y Rusia, países estos que también adquirieron Sin tetas.

IM: ¿Es cierto que se filmará una película?
GBM: Sí y como primicias te anuncio que la dirigiré yo mismo. Será mi ópera prima. Aunque no se descarta que se cierre un negocio con una productora de Hollywood. Estamos en conversaciones con ellos. Las actrices serán como en el libro, niñas entre los 14 y los 17 años.

IM: ¿Es uno de los libros mas vendidos en Colombia, por cuántos ejemplares van?
GBM: En Colombia 100.000 y en el mundo entero 150.000 hasta ahora. Lo han publicado Rizzoli en Italia, El Tercer Nombre en España, Plaza y Janés en el Cono Sur, Ramdon House en México y Estados Unidos. Ya hay una librería de la República Dominicana que los compró en la feria del libro de Panamá. Te debo el nombre.

IM: En Colombia, usted se ha convertido en el más vendido, después de Gabriel Garcia Márquez…
GBM. Es cierto pero que no se confunda ventas con calidad. Estoy muy lejos de emular a Gabo. Me faltan muchos años y muchas novelas más. Acabo de publicar una que me encamina hacia la literatura mágica y de ficción: se llama “El Suicidario del Monte Venir”, que fue el segundo libro más vendido en la feria de Panamá y ya la adquirieron editoriales de Espala y Alemania para su publicación. Esta novela me llena más de dicha que Sin tetas…

IM: ¿Por qué?
GBM: Porque en él pude dar rienda suelta a mi imaginación. En cambio, en Sin tetas me remito a contar un hecho de la vida real e invento un final para no hacer apología de la prostitución. Desde luego no pierdo de vista que es una novela con denuncia y un mensaje pedagógico y fue la que me abrió las puertas del público y de la crítica internacional. “Suicidiario” es más ingeniosa, representa mi evolución en la literatura y deja más esperanzas para la vida.

IM: ¿Cómo definiría su país?
BGM: Colombia es un país que está saliendo de una enfermedad terminal: la violencia financiada por el dinero de la droga. La conciencia que hemos tomado sus habitantes sobre los peligros que encierra el narcotráfico y sus hijos, la corrupción política y la inmoralidad pública, nos han convertido en fieras ávidas de paz y progreso. Todo el país está movilizado para acabar con estos fenómenos. La prensa ha cerrado filas para denunciar y los ciudadanos vendemos cada vez menos nuestras conciencias.  

 A pesar de todo somos una nación feliz, que no pierde el sentido del humor. Aquí se baila y se goza mucho. Se vibra con el fútbol, se están haciendo 30 películas anuales, tenemos una televisión a la altura de las mejores y los indicadores económicos han ido creciendo paulatinamente e inversamente proporcional a los índices de muerte y criminalidad que manejábamos hasta hace muy pocos años. En otras palabras, Colombia renace de sus cenizas.

IM: ¿Cree usted que en nuestros países ya desapareció, el periodismo comprometido?
GBM: No. Aunque es muy difícil encontrar periodistas independientes y comprometidos con la honestidad. Ya sea por miedo a perder la pauta o la vida, la mayoría de nuestros periodistas cohonestan, callan, omiten y hasta cómplices resultan de los bandidos, pero no son todos desde luego. De no ser así, no morirían tantos periodistas en el continente.

SOBRE LA CENSURA EN RD  (en ese momento, en el país se  había suspedido la transmisión de la serie)
«Es lamentable que los encargados de analizar contenidos, si los hay, no tengan la inteligencia suficiente para descubrir los valores pedagógicos de un producto, cegando de paso la oportunidad para millones de jóvenes de conocer los peligros que se ciernen sobre ellos en las calles. De esa manera, tapando el sol con las manos no se educa ni se avanza, se retrocede ».

7 respuestas a “Sin tetas no hay paraíso

  1. Gracias Roberto!
    Es mi esperanza que alguna librería, fundación, medio de comunicación, se anime y lo traiga.
    Un abrazo!
    im

  2. En una ocasión hace un tiempo dieron una novela en el mismo canal 11 de corta duración, trata la misma trama que el libro. La novela es muy buena e interesante deja un mensaje muy positivo

  3. La novela es super bien deja un mensaje a los jovenenes que se creen que por esa via se consigue dinero facil , pero no piensan que tambien se consigue la muerte y tambien para esa muchachas que son tan vanidosa como catalina , que mujer tan plástica y materialista y con el cerebro vacio .
    la juventud tiene que ver esa novela .

  4. Cuando estuve en Cali, el año pasado me quedé boquiabierta, pues las ofertas para aumento de tetas está dirigida a niñas que van a cumplir 15 años y pueden pedir de regalo un aumento de tetas.
    Lo de la novela no es ni la cuarta parte de esa realidad que vive no solo Colombia, también Brasil, Venezuela, por mencionar algunos países.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s