SáBados en ARte

Para emocionarse frente a un cuadro no hay ni que saber de pintura, ni ser artista;  sólo ser humano y dejarse llevar por la sensación que te recorre cuando ves un cuadro o  un dibujo, sea de tu sobrinita o de tu  hijito de tres o cuatro años,  ambos convencidos  que esas líneas gruesas y deformes  son las flores, el perrito de la casa y hasta el sol.

Cuando ves grandes obras de maestros de la pintura realizados siglos atrás, por más legos y legas  que seamos en historia del arte, invariablemente algo sentimos, así  sea curiosidad por saber como ¡por Dios!  tal o cual pintor pudo captar la expresión de una cara, un gesto, dibujar cuerpos perfectos, crear narraciones enteras en sólo un pedazo de tela.

A Jacques- Louis David (1748-1825),  uno de los principales maestros del neoclasicismo, lo conocí sin saberlo en el bachillerato: en los libros de historia universal que nos presentaban a un soberbio Napoleón cruzando  los Alpes…No soy artista,  ni crítica de arte, sólo sé que cuando veo estos cuadros veo seres vivos,  con tanta fuerza… belleza, lineas verticales y horizontales magistralmente unidas, en el caso de David.

Tuve el privilegio (y lo digo, por favor, con toda la humildad posible) de visitar  el Museo de Louvre.  Allí, frente a “La Coronación de Josefina”  un descomunal cuadro  de 9,79×6,21mts, donde este hombre retrató magistralmente no sólo a los personajes principales, sino a todos los presentes, no pude menos que preguntarme más de una vez… pero, cómo lo hizo?!

Otro cuadro formidable es la Muerte de Marat; una muerte resultado de la confianza: mientras tomaba un largo baño en tina debido a  la enfermedad que tenía en la piel, el diputado hizo pasar a la joven que le traía la muerte.

 Sin embargo, a pesar de hace ya 215 años  que Carlota Corday  apuñaló al revolucionario Jean-Paul Marat,  hay dos motivos principales por los que la historia no lo ha olvidado:  la inmortalización de su muerte por parte de su gran amigo Jacques- Louis David  y el significado y las implicaciones políticas que tuvo su deceso para la revolución francesa.  Aún hoy se escriben tesis de sobre las causas de esta muerte.

He aquí una breve exposición:

 

La muerte de Marat

 

 

La Coronación de Josefina

 

El juramento de los Horacios

 

 

Napoleón Cruzando Los Alpes

 

 

  Autorretrato

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s