Un caso de pederastia y asesinato que revela los tumbos de una investigación policial

La madre declaró a la Policía Nacional que su hija de 12 años de edad “acostumbraba a tener relaciones sexuales por dinero” con el hombre de 61 años a quien las autoridades atribuyen su asesinato.

Según la Policía, Fausto Antonio Tejada Ramos ahorcó a Andreína Frías el pasado 30 de abril. La niña vivía con una tía en el barrio Las Cañitas, del Gran Santo Domingo.

Este asesinato, que ocurrió en el barrio Los Minas Viejo, debería escandalizar, estremecer a toda una sociedad; pero en República Dominicana no pasa de ser un titular noticioso. Con apenas 12 años, Andreina pasa a ser una estadística más: su carita, su triste historia de vida, son sustituidas por un frío número bajo la clasificación de “feminicidios”.

No me atrevo a pedir a usted que lee este artículo –madre o padre, tía o tío, abuela o abuelo– que cierre los ojos y piense que su pequeña y adorable hija, sobrina o nieta de 12 años es asesinada por un vejete de 61 que podría ser su abuelo. ¿Duro, verdad? (¡impensable!, dirían otros). Y sin embargo, esta es una realidad que se vive en barrios y comunidades pobres del país. El caso de Andreína es la punta del iceberg.

pedofilia

 

Seguir leyendo “Un caso de pederastia y asesinato que revela los tumbos de una investigación policial”

Una propuesta a la Primera Dama

Estimada doña Candy:

Antes que nada me permito saludarla con el respeto y deferencia que merece la Primera Dama.

Le escribo, doña Candy, porque usted es la persona más cercana a Danilo Medina: almuerzan juntos, ríen juntos, se cuentan infidencias, duermen juntos, en fin… viven juntos, lo que la convierte en una de las personas que más influencia tiene en nuestro Presidente.

6721e20f-6497-4a02-a485-1581b728087f

En razón de esta “cercanía influenciadora” le propongo lo siguiente: que –una noche de estas– le cuente de viva voz a su esposo de 29 años de casados que a las mujeres dominicanas nos están asesinando, que no hay suficientes casas de acogida, que hay miles de niños y niñas huérfanos y huérfanas víctimas de la violencia contra las mujeres; que hay familias destruidas por el rencor que el asesinato de una mujer causa entre las familias del padre y la madre; y dígale, doña Candy, sobre todo, que la percepción que tenemos las mujeres dominicanas es que desde el Gobierno no se exhibe una voluntad política determinante para frenar o disminuir los feminicidios. Que ni siquiera sabemos si el Ministerio Público y la Justicia hacen todo lo necesario para castigar a los asesinos. Seguir leyendo “Una propuesta a la Primera Dama”

El duelo de la familia de un suicida

¿Por qué lo hizo? ¿Por qué no lo impedí? ¿Cómo me ha podido hacer algo así? Estas son algunas de las preguntas que se hacen los familiares cercanos de una persona que decide suicidarse.

02ba4a49fab25040a49ce6600548679e

Una o dos veces en la semana, los periódicos publican alguna nota de un suicidio y la posible crisis que vivía el suicida: depresión u otra condición que comprometía su salud mental; se ha hablado de la necesidad de prevención, pero ¿y de los familiares que tienen que vivir, que enfrentar esta tragedia? ¿Qué pasa con ellos?

Seguir leyendo “El duelo de la familia de un suicida”

A las mujeres dominicanas nos están asesinando

Antonio le grita, a empujones le quita la ropa, la sigue insultando, ya desnuda la empuja y la lleva al balcón y le grita: “¿así es que quieres que te vean?”. Luego, la entra a la sala y comienza a ahorcarla… Ella, faltándole el aire, lo mira con todo el miedo del mundo  y se orina…

flores-marchitas

Seguir leyendo “A las mujeres dominicanas nos están asesinando”

Retomando el camino

Hace siete años (en agosto 8) que inicié a caminar por el mundo “bloguero”.  Las palabras bullían y la emoción  me desbordaba.  Al principio, publicaba dos,  tres, publicaciones semanales.  Luego a medida que crecían otras actividades y adquiría otros compromisos, las publicaciones se hicieron más espaciadas. En 2011 dejé de escribir.

Hoy retomo el camino de ponerle compartir lo que pienso pero enfocada en el tema de mujer y derechos.

Hoy día, con la calma que traen consigo los años y con ellos la certeza de que no quiero que mis palabras enmudezcan, retomo el camino de contar, con mis palabras, y como lo quiera decir, lo que pienso, siento y creo sobre la indefensión y vulnerabilidad que viven las  mujeres dominicanas por falta del reconocimiento -aún en ellas mismas-  de sus derechos.

De la República Dominicana……. Seguir leyendo “Retomando el camino”

Hay un país en el mundo…

 

MIR

  • Que te horroriza (profesores asesinan a martillazos  a una colega, Lenny Feliz)

-Que te avergüenza:  los feminicidios  son una epidemia (70 mujeres muertas por sus ex parejas) y las autoridades (Fiscalia y Ministerio de la Mujer, solo hablan y se quejan pero no actúan)

-En el que sólo los “pendejos”… Seguir leyendo “Hay un país en el mundo…”

Cuando la razón puede más que una injusticia

Pedro Luis Báez, el hombrecillo “diminuto y flaco”  que asesinó a puñaladas a Gleidy María Muñoz Gómez, de 26 años seguirá preso.
La fiscal de Santiago, Yeny Berenice Reynoso,  está decidida a que así sea.  Y su decisión cuenta con el apoyo de ciudadanas y cuidadanos que ayer,  con ropas negras  protestaron por la decisión del juez Gabriel Marchena, frente al Palacio de Justicia de Santiago.  Su destitución fue solicitada a la Suprema Corte de Justicia.
Tenemos que crear concidencia
El sábado, un día después del asesinato, el juez Gabriel Marchena  ordenó  dejar libre a Pedro Luis Báez al pagar  una garantía económica de un millón 500 mil pesos (de los cuales sólo se paga un 10%, es decir, 150 mil pesos).
Reynoso, además de desacatar la orden del juez, apeló la sentencia.
Tenemos que hacer conciencia
Susi Pola del Movimiento Vida sin Violencia (Movida) –que protestaron este lunes- le comentó a Palabras Libres que Movida ya solicitó la destitución del juez Marchena, a través de la magistrada Eglis Esmurdoc, Coordinadora de la Comisión de Género del Poder Judicial y Jueza Segunda Sustituta del Presidente de la Suprema.
Casi 50 mujeres muertas en 2011 es prueba de una sociedad sin conciencia del problema social del feminicidio; esa es  la razón de decisiones como la del juez Gabriel Marchena.